Canon 5D Mark IV

 

Galería de mi trabajo fotográfico en http://titodelpielago.wordpress.com/

 

 

Los más recientes rumores sobre la 5D Mark IV ofrecen fecha de lanzamiento:  15 o 17 de marzo de 2015…

La última fecha es sugerida (o decretada) por Ken Rockwell; dado que el 15 de marzo cae domingo, lo de Rockwell parece más creíble.

 

Chismeando aquí y allá, y frotando la bola de cristal, tentamos las siguientes características de la 5D IV:

 

• 36 MP

 

Canon debe de haber recibido el baldazo de Sony y su A7R. Esos 36MP son una patada de burro de lo contundente que son… incluso con luz baja e incandescente, las más fregada para los sensores.

 

 

• Más puntos AF

 

Yo no los utilizo todos todo el tiempo, pero hay profesionales y huachafos que matan por más y más puntos de enfoque. Canon sabe que el marketing exige un poco de exhibicionismo. Habría que ver si la exactitud también aumenta. La 6D goza de mayor capacidad de enfoque en baja luz… ¿La 5D IV le quitará ese dulce a la 6D Mark II?

 

 

• El cacareado Dual-Pixel CMOS sensor

 

Esos fotodiodos dobles cuestan mucho y van a justificar los casi 4000 dólares que se barajan como precio de venta. Se supone que la 70D hace alarde de poseer en sus entrañas un sensor APS-C CMOS con esa innovación. Agiliza -se afirma, no me consta- especialmente el enfoque en video y en Live-view (que suele ser lento o trabado en FF). Sería la primera FF con ese chisme.

 

 

• Video 4K

 

Ya es tradición que las 5D desde la Mark II se conviertan en objetos de deseo de los videographers. Demás está mencionar otra vez los méritos de las 5D en la grabación de House o incluso en secuencias de “Captain America: The First Avenger”.

 

 

Según el inefable y sonrosado Rockwell, la 5D IV se libraría de unos 100 g, de modo que pesaría unos 850 con batería y tarjetas… No es un cuarto de kilo, pero sería bienvenida esa rebaja.

 

 

 

¿Y qué será de la Sony A7R Mark II?

 

Mi deseo es que hubiera un cambio dramático en su AF y en todos sus tiempos. La imagen en ISO 6400 es preciosa, pero 2 o 4 segundos para encender… ¡No way!!!!

 

Además, sería más que conveniente que los raw estén disponibles realmente crudos, no como los actuales que ya vienen “pre cocidos”. Es decir, Sony no permite que el usuario acceda a los raw usuales… Solo se acceden a raws ya procesados…

 

Por último, Sony necesita mejorar la oferta de lentes nativos para las A7. Ya hay varios vidrios buenos, pero hace falta mucho más; una buena foto solo es un 45% un buen sensor…

 

Si la A7R Mark II lograra un AF realmente superior al actual y un decente AF de seguimiento, no sé si la 5D Mark V tendrá pentaprisma. Por mi parte, con esas mejoras en la Sony, tal vez dejaría definitivamente el sistema DSLR.

 

¿Pureza en la fotografía?

 

/galería de mi trabajo fotográfico en http://titodelpielago.wordpress.com/

 

Recordando qué es la fotografía
La fotografía es una técnica gráfica que echa mano de un dispositivo (usualmente denominado “cámara”) para obtener una imagen de un objeto a partir de la luz que refleja este; la imagen así obtenida puede ser impresa sobre un medio, usualmente, laminado. Las variantes que abarcan cada una de estas técnicas son bastante amplias.
La fotografía supone el uso de un dispositivo que en lo fundamental es una cámara o recámara consistente, las más de las veces, en una especie de paralelepípedo sellado a la luz; este posee una abertura a través de la cual se recogen los haces de luz irradiados por un objeto equis hacia el cual fue dirigida (enfocada) la cámara. Este haz proyecta una imagen o representación del objeto fotografiado sobre una superficie albergada, usualmente, dentro de la mencionada cámara; esta imagen, a su vez, puede ser fijada (a través de diversos mecanismos) en otra superficie laminada fuera de la cámara o extraíble.

 

 

Aplicaciones
Gracias a la técnica fotográfica, pues, se puede crear representaciones de objetos; tales representaciones pueden tener diversos fines. Podríamos ilustrar el manual de algún aparato o ilustrar la guía de un proceso equis; también, podríamos promover un producto o podríamos pretender “hacer arte”, etc., etc.
La fotografía es comparable a muchas otras técnicas utilizadas para obtener una imagen de un objeto. Entonces, el dibujo también es una técnica gráfica, o la xilografía o la pintura o el grabado, etc., etc.

 

 

Las equivocadas expectativas
Dada la posibilidad de recoger una gran cantidad de detalles gracias a la fotografía, se adoptó rápida e impresionistamente la idea de que la fotografía era “objetiva”.
Sin embargo, ello no es así. La imagen recogida o sea la fotografía (el resultado de aplicar la técnica fotográfica) no es exactamente “objetiva”.

 

 

El dispositivo (la máquina fotográfica) utilizado para obtener una fotografía siempre supone alteraciones, en menor o mayor medida, respecto al objeto fotografiado. Al mismo tiempo, el proceso de fijación de la imagen en un medio o soporte equis (típicamente en algún tipo de papel) también introduce modificaciones si se compara la imagen con el objeto fotografiado en sí. En las dos instancias mencionadas (la cámara y el proceso fuera de la cámara), hay cierto margen para que quien realiza la fotografía tome decisiones; otros aspectos o condiciones de la cámara o del proceso fuera de ella no suelen ser manejables por el usuario.
En resumen, es un hecho que la foto de un objeto X no es el objeto X. La fotografía de un objeto X, al igual que cualquier otra técnica gráfica, es un producto que supone siempre la introducción de una perspectiva a través de las posibilidades y limitaciones que el proceso fotográfico plantea.
Los honestos pretenciosos
Pese a esta evidencia, con enorme frecuencia se habla de que ciertas técnicas o recursos fotográficos son más “sinceros” u “honestos” que otros. La verdad es que cualquier fotografía necesariamente altera en alguna medida la realidad.
Se habla por ejemplo de que en formato de 35mm o full frame (FF), un lente de distancia focal de 50mm (otros dicen que 60mm) es el lente “honesto”, porque se acerca a “lo que ve el ojo humano”. No es cierto. Ese lente introduce tantas variantes como cualquier otro… Sí sucede que el ángulo de visión de esa distancia focal es menos proclive a deformaciones que otras. Sin embargo, basta que la cámara se acerque o se distancie del objeto para que surjan distorsiones o mayores diferencias entre la imagen y el objeto “real”.
El recurrido desenfoque o bokeh es un extendidísimo recurso que distorsiona obviamente la realidad. El ojo humano lo ve todo enfocado, no se centra en un elemento y desenfoca lo que lo rodea… El mundo no está pintado en grises; sin embargo, son infinitas las imágenes que eliminan los colores. Son estos otros medios obvios que alteran “la realidad” al ser fotografiada.
Si nos situamos en la fotografía con película tantas veces coronada con las flores de la pureza, hallaremos más de lo ya dicho. En efecto, en el laboratorio de revelado se suceden igualmente diversas “alteraciones”. Todo el proceso químico es ocasión para decisiones de autor; es decir, el fotógrafo decide cómo quiere (según su punto de vista) que se vea la imagen o foto o fotografía que registró con la cámara. La capacidad de la película y el papel para registrar una “realidad objetiva” permiten obtener “una traducción” y no una copia del objeto fotografiado.

 

En suma, no es posible ser “objetivo” al tomar una foto. Reducir o atenuar lo “subjetivo” es una tarea muy difícil o incluso innecesaria. Los acentos son colocados según lo que requiera la aplicación que se pretenda darle a la imagen.

 

La fotografía no tiene el deber de “registrar la realidad”… Y tampoco es capaz de hacerlo dadas las ya mencionadas limitaciones.

 

 

El público impresionista
Es un lugar común que la gente crea que la fotografía digital consiste en apretar unos botones y “aplicar” algún software para “mejorar” la imagen.
Nada más falso; esa creencia delata una profundidad y comprensión del tema magníficamente impresionista.
La fotografía digital es solo una técnica fotográfica más. Hay quienes la aplican bien o muy bien; los hay quienes no consiguen nada especialmente valioso. Sobre este punto vale también aclarar que la miríada de imágenes que saturan los sitios de internet sugiere que tomar buenas fotos es lo más fácil del mundo, puesto que “todos” o muchísimas personas pueden lograr pasmosas fotos.
El asunto pasa por comprender qué podría entenderse por “una buena foto” o “quién es un buen fotógrafo”. Eso lo veré en un post venidero.

Nueva Sony A7 II… con súper IS de 5 ejes

 

/Muestras de mi trabajo fotográfico en  http://titodelpielago.wordpress.com/

 

Sony, fiel a su incesante renovación del escaparate, ha lanzado una segunda versión de la deseable FF más pequeña del mundo… La A7 II  (sí claro es una familia: la A7, la A7R y la A7S).

Llama la atención que la marca nipona haya dejado pasar Photokina 2014 para presentar una de sus mejores cartas del año. No hubo,  ni siquiera, un pre lanzamiento en Köln. Me suena a cierta tirantez con los alemanes…

Imag

Esta nueva FF no es ningún moco de pavo. Llega con un impresionante estabilizador de 5 ejes, visto solo en las casi venerables OM de Olympus (venerables por sus cualidades).

Ahora, está por verse si en la realidad funciona ese IS y si acaso el AF ha mejorado, aunque los reportes, por ahora, sugieren que no hay cambios en ese aspecto ni en los excelentes 24MP ni en el procesador.

Véase la nota de Imaging-Resource, una página que suele reventarle cohetes a todo lo que no es Canon.

http://www.imaging-resource.com/PRODS/sony-a7-ii//sony-a7-iiA.HTM

 

Galerías de mi trabajo fotográfico en

http://titodelpielago.wordpress.com/

 

 

 

 

Mirrorless vs DSLR

Galería de fotos en http://titodelpielago.wordpress.com/

 

 

Hoy todos profetizan la desaparición de las DSLR y el reinado de las mirrorless.

Creo que será así, pero también creo que hay mucho de consumismo.

 

El atractivo de la ligereza

La principal objeción que se les hace a las DSLR es su gran peso frente a las mirrorless.

Es cierto, pero ese factor está ligado a mejor calidad de imagen en baja luz. Únicamente, las Sony A7 y A7R (y la A7S) son capaces de rendir muy bien cuando la luz mengua a pesar del peso del cuerpo.

Es decir, quien exige o necesita un ISO 6400, lo que es muchísimo, probablemente, no se sentirá a gusto con una mirrorless (de estos años). Solo se sentirá satisfecho con una DSLR, sino con una de formato medio.

Las Sony mencionadas son un bicho nuevo. Carecen de espejo, lo que las pone en el saco de las mirrorless. Sin embargo, su sensor FF las hace las hermanas mutantes de las DSLR.

Así, podría ser esa la evolución de las actuales DSLR, aunque el resto de marcas que las produce todavía no da la más mínima muestra de dirigirse a ese cambio.

Con respecto al peso, aparte del cuerpo se debe pensar en los lentes. Aquí, sí hay una tremenda limitación en la tarea de aligerar el sistema de las DSLR. Lo que se gana al dejar de lado el pentaprisma se sigue cargando en los lentes.

Entonces, si volvemos a ver a las mirrorless con un sensor APS, se debería aguardar a que la física sea vencida y sus sensores más pequeños sean capaces de alcanzar unos 24MP al menos y un ISO 6400 tan bueno como los mejores de las actuales DSLR.

De lo contrario, persistirán los nichos de fotógrafos que no se desvelan por forzar capturas en baja luz y los que sí lo requieren. Aquellos -que son legión- fortalecerán el mercado de las mirrorless; los otros (y algunos fetichistas) deberán seguir rompiéndose el lomo, al menos con ópticas bastante pesadas en promedio, si buscan máxima luminosidad.

Sin título-7a

 

El consumismo

Hoy el mundo es terriblemente fotográfico. Tomar fotos es una práctica súper hiper extendida gracias a que es posible portar la tecnología a todas partes casi.

Socialmente, es gigantesco el significado dado a la imagen de uno y a las imágenes de aquellos o aquello que forman parte de la representación social de uno (o que uno desea proyectar).

Creo que ese aspecto es el que lleva a sobrevalorar la ligereza del equipo fotográfico. Desde el punto de vista de la socialización (en especial la “electrónica”: redes sociales) es “lindo” o “cool” llevar una excelente cámara a todas partes. Sin embargo, los “otros usos” (“profesionales”) no necesariamente exigen tan extrema ligereza (aunque siempre es deseable).

 

Las confesiones

Es pan de cada día leer que tal o cual fotógrafo (profesionales incluidos) confiesa que cada vez más frecuentemente su sistema DSLR se “apolilla”, porque ahora el hombre hace de todo con una mirrorless (y en caso extremo con un smartphone).

En mi caso, en los últimos diez años y más, siempre he cargado, diariamente, sin falta, una cámara. Sufrí muy ciertamente con la mounstrosa F5. Nikon desplegó de todo en ese tanque y, fetichista yo, era feliz con ella. Pero dolía.

Luego, he pasado a Canon y he cargado diariamente las 5D. Conforme se pasaba de la I a la II y a la III, el peso solo aumentaba. A veces, durante un día o dos, le saco la vuelta a la FF y cargo una viejita G10 o mi mirrorless (una Nex C3).

Soy un hombre bajito, de esmirriado físico y para colmo con una severa escoliosis. Sin embargo, no me hago demasiados dramas para cargar los casi dos kilos que en promedio implica el equipo básico de mi FF.

Supongo que para otros tipos más saludables, esa misma carga debe ser infinitamente más llevadera.

Entonces, si las condiciones en que sueles fotografíar NO exigen ISOS realmente elevados (6400) y la imagen NO debe ser impresa en tamaños medios o grandes, se entiende que no necesitas una DSLR. Con tu mirrorless tendrás la posibilidad de hacer muchísimo.

Sin embargo, si para conseguir una imagen necesitas esos ISOS elevados (6400) y si existe el deseo o la necesidad de imprimir esa imagen en, como mínimo, unos 30x45cm para arriba, probablemente debas conseguir una DSLR… Por ahora…

 

Muestras de mi trabajo fotográfico en

http://titodelpielago.wordpress.com/

Botánica .09

/Mi nuevo blog fotográfico es

http://titodelpielago.wordpress.com /

 

 

Botánica .07

Botánica .05

Previous Older Entries

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.